Álvaro Vizcaíno, el surfero que nadó junto a la muerte

Álvaro Vizcaíno, el surfero que nadó junto a la muerte. Vizcaíno revive con mucha dureza lo que tuvo que experimentar hace cuatro años cuando se enfrentó de manera radical a sus dos grandes miedos: la muerte y la soledad.

Álvaro, un surfero peninsular que terminó en 2018 colgado en un acantilado en la isla de Fuerteventura, llega este enero a la plataforma digital Netflix.  Muerte y soledad en las Islas Canarias en un angustioso espacio de 48 dramáticas horas. Al final de este artículo podrás ver el trailer.

Álvaro Vizcaíno, Muerte y Soledad en Canarias

“Caminaba por una parte que parece una duna normal, pero que en realidad se trata de superficie solidificada con una pequeña capa de arena. Es como si a una superficie de mármol le pones algo de arena y lo inclinas 45 grados.

Alvaro Vizcaino Surfero - Solo de Hugo Steven
Alvaro Vizcaino Surfero – Solo de Hugo Steven

Fue en ese momento cuando perdió el apoyo de sus pies y empezó a caer como en un tobogán hacia el acantilado, que se encontraba a unos 20 metros.

“Conseguí detenerme a medio camino, apretándome fuerte. Supe que estaba en una situación de peligro, pero pensaba que podía encontrar una solución”, contó.

El soporte que lo sostenía volvió a ceder y llegó hasta el mismo borde del acantilado, donde se detuvo de nuevo con su cuerpo colgando al precipicio.

“Ahí fue cuando pasé por todos los estados de ánimo: de negación, de enfado, de pánico absoluto”, reconoció Álvaro.

Fue mediante su oído que encontró la única forma de saber que había debajo de él, ya que no podía ver nada.

Alvaro Vizcaino Surfero - Solo de Hugo Steven
Alvaro Vizcaino Surfero – Solo de Hugo Steven

“Escuché las olas batiéndose contra las rocas y mi única opción, sabiendo que me iba a caer, que simplemente era una cuestión de segundos o de minutos, fue la de tratar de controlar la caída”.

Tras contar y calcular la frecuencia entre ola y ola, Vizcaíno se impulsó lo más lejos de la pared que pudo, “teniendo la suerte que caí sobre una ola” y amortiguó, al menos un poco, el impacto contra las rocas.

El golpe le ocasionó la fractura de la cadera, que se rompió en tres, la pelvis y la mano derecha, “que se abrió como cuando tiras una sandía contra una pared”.

La última oportunidad de Álvaro Vizcaíno

Después de sufrir convulsiones y desmayos en el mar, Vizcaíno logró reunir las fuerzas necesarias para llegar a una playa que se encontraba a unos 400 metros. Allí pudo, usando la basura de la playa, fabricar un flotador para sus pies y sujetar su mano. En esta playa estuvo 48 horas sin comer ni beber. Después, cuando vió una luz en el mar, salió nadando hacia ella, encontró una barca con tres policías que estaban pescando en su día libre.

“Solo”, una película de Hugo Stuven para Netflix

De la odisea de Vizcaíno ha surgido Solo, dirigida por Hugo Stuven. La película ha contado con el respaldo del Cabildo de Fuerteventura y el Gobierno de Canarias.

«La verdad que toda la acción es bastante verídica porque se relata paso a paso lo que ocurrió», detalla a la BBC, recordando las 48 horas desesperantes que pasó desde que resbaló cuando caminaba por la ladera de una duna cerca de la playa Punta Paloma hasta que apareció flotando en el mar.

Alvaro Vizcaino Surfero - Solo de Hugo Steven
Alvaro Vizcaino Surfero – Solo de Hugo Steven

Una reflexión que le permite hoy seguir contando su historia y que muchos debemos meditar

“Cuando tu aceptas cualquiera que sea tu situación te liberas de cualquier expectativa, del miedo de lo que debería ser, del mundo, de ti y curiosamente eso te da fuerzas para tomar cualquier decisión”.

Álvaro Vizcaíno, el surfero que nadó junto a la muerte