Diez lugares desconocidos de Tenerife

Son pocos los minutos que separan el mar de la montaña; Tenerife esconde sensacionales sitios que para muchos, aún, son desconocidos.

Tenerife pertenece a uno de los pocos sitios en el mundo con una oferta de ocio y recreo tan dispar. Los pocos minutos que separan el mar de la montaña, son una verdadera fortuna para los canarios. 

Aun así no todos tenemos la posibilidad de conocer lo que esconde la isla. Parece extraño, pero existe quien aún se atreve a ignorar sitios espectaculares que oculta la orografía isleña. En Noticias de Canarias, conocemos a más de uno que soñaría con fotografiar estos lugares en algún momento en su vida. Es por esto que, ahora, compartimos los diez lugares desconocidos de Tenerife con mucho encanto:

Diez lugares desconocidos de Tenerife

  1. El charco de la Consolación está en el barrio del Guincho, en Garachico, escondido entre plataneras. Hablamos de una increíble cala que, si el tiempo y el mar se asocian, resulta perfecto para gozar del día.

    Charco de la Consolación, Garachico. Diez lugares desconocidos de Tenerife
    Charco de la Consolación, Garachico. Diez lugares desconocidos de Tenerife
  2. El barrio costero de El Rosario, ubicado en San Juan de la Rambla, podría confundirse fácilmente con un museo al aire libre. Adornado con paseos empedrados, flores despampanantes y una ermita de cuento. Todo ubicado al límite de un acantilado, rematado por una estampa del bravo mar del norte teñido de azul. Este es el segundo de los Diez lugares desconocidos de Tenerife, seguimos.
  3. La riqueza del bosque de Laurisilva no se encuentra solamente en Anaga. El Monte del Agua, entre Los Silos y Buenavista del Norte, es un show que atrapa al senderista en una día llena de paz y tranquilidad.

    Bosque de Laurisilva - Diez lugares de Tenerife
    Fotografía de Karol Kozlowski. Shutterstock
  4. Es bien conocida nuestra palabra Guachinche, y como tal, no debemos olvidar el comer unas buenas papas con mojo y el famoso escaldón. Para ello debemos ir al guachinche, Bodegón Bonifacio en Tacoronte. No olvides pedir una cuarta de vino del país.
  5. En el Barranco de El Cercado, a pocos minutos de Santa Cruz de Tenerife, está el palmeral mejor conservado de Tenerife, así como un barranco por el que corre agua todo el año.
    Barranco de El Cercado
    El rincón fotográfico de Francisco Curbelo

     

  6. El Pino derrengado. El Hierro ya tiene su Sabina en el sabinar y Tenerife tiene el Pino derrengado en Arico. Un árbol que ha sido moldeado por el viento alisio hasta lograr tumbarlo.
  7. Con un paraje de enorme hermosura, agreste y de complicado ingreso, llegamos a la Punta de Teno, en Buenavista del Norte. Cercada por el mar azul y posicionada frente a una de las vistas más envidiables -y fotografiadas- de Tenerife veremos los Acantilados de Los Gigantes. Una de las ubicaciones más vírgenes de la Isla donde prima la naturaleza en estado puro.
    Punta de Teno, Tenerife
    Punta de Teno. Fotografía de Tenerifelicidad

     

  8. El Rayo, en Los Silos. Cerca del Faro de Buenavista, podemos ver una curiosa formación geológica en forma de cráter que tiene una abertura con entrada al mar. Según relata la leyenda popular, se formó después de que un rayo cayera en la misma zona. Sin embargo la explicación que dan los científicos es que su forma se debe a la erosión o al derrumbe de una cueva. Aún quedan dos de los Diez lugares desconocidos de Tenerife. 
    El Rayo en Los Silos
    El Rayo en Los Silos

     

  9. El Mirador de Aguaide, escondido en Chinamada (La Laguna), es un show natural del que pocos tienen la capacidad de gozar debido a su altura de vértigo. Eso sí, para los fanáticos del senderismo resulta un lugar de visita obligada.
  10. Si visitas el sur, una parada en el arco de Tajao es el plan perfecto para contemplar uno de los antojos de la naturaleza. Hablamos de una curiosa formación natural de toba volcánica fruto de la erosión; un puente de piedra de 30 metros de largo y 10 de altura.