El Cabildo de Tenerife le reclama a Calatrava por desperfectos en su auditorio.

fallos de auditorio de tenerife
Auditorio de Tenerife se cae a pedazos

Para el cabildo de Tenerife los problemas de filtración de agua y revestimiento que presenta el auditorio se deben a las fallas de la construcción del mismo; mientras tanto, Calatrava le da la culpa de los problemas a fallos en la ejecución de la obra realizada.

La obra arquitectónica de Calatrava, el auditorio de Tenerife Adán Martín estaba en camino a convertirse en un símbolo de identificación de la isla. Son aproximadamente 7000 metros de construcción de puro arte moderno con una ubicación excepcional, justo a orillas del mar.

Pudo haberse convertido en un símbolo de la isla si no hubiese sido porque las baldosas se despegan, el revestimiento de la fachada se cae a pedazos y con el paso de los días son más las grietas que producen filtraciones en el auditorio Adán Martín; obra que necesito de 75 millones de euros para ser culminada.

El reclamo del Cabildo por los fallos de la construcción del auditorio de Tenerife

El cabildo de Tenerife se encuentra reclamando a Calatrava y a todo el equipo que tuvo que ver con la construcción del auditorio por la cantidad de vicios ocultos en la realización de la obra. Todos deben responder por los fallos; es decir Calatrava, el director de la obra, los aparejadores y las contratas.

Los fallos de la construcción se reflejan directamente en problemas con el revestimiento y problemas de filtraciones; provocando humedad que presenta varias partes de la construcción; así indicó el Cabildo de Tenerife.

Tras un informe, el Cabildo ha solicitado la reparación inmediata de todos los desperfectos que tiene el auditorio Adán Martín; dirigido a todos los que intervinieron en la construcción de la obra arquitectónica de Calatrava.

En el 2003 fue inaugurado el Auditorio de Tenerife; y para el año 2014 se comenzaron a detectar los fallos de construcción.

No ha sido la única obra que le ha salido cara al arquitecto Calatrava; el Palacio de las Artes de Valencia ha tenido que ser cerrado en reiteradas ocasiones; esto provocado por caídas del revestimiento de cerámica que lo cubría.