Abren un expediente informativo a Emmasa por el vertido en La Hondura

emmasa
Problemática con emmasa pasa a otro nivel

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife decidió abrirle a la empresa Emmasa, un expediente informativo debido al problema técnico relacionado con la conducción de las aguas depuradas de la compañía; que provocó un vertido en las adyacencias de La Hondura.

Dámaso Arteaga, el edil encargado de los Servicios Públicos; indicó que se solicitó un aporte informativo por escrito explicando la causa, duración, caudal estimado, alcances y posibles efectos del incidente a la compañía Emmasa.

Arteaga recordó que la solución al problema presentado, se había planteado con la ampliación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Buenos Aires; obra que ya fue adjudicada por parte del Estado pero todavía no han comenzado con los trabajos de ejecución.

Declaraciones del Concejal acerca de problemática con Emmasa

El Concejal destacó, que este no es un problema exclusivo del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife; pues este ha sido un reclamo a sido presentado en varias oportunidades y en otras administraciones; ya que a la Depuradora de Aguas Residuales llegan aguas procedentes de otras dos jurisdicciones; sobrepasando la capacidad para la que fue construida.

Subrayó Dámaso Arteaga; que es por la problemática presentada con las aguas residuales que ellos han presentado en reiteradas ocasiones al Estado; la urgencia de atención que amerita la Depuradora; que al parecer ahora consigue eco y se encamina hacia una respuesta; solo resta conocer los plazos previstos para la ejecución de la obra y que estos se cumplan en el tiempo estipulado.

La consejería del Medio Ambiente del Gobierno de Canarias; ha informado que las aguas vertidas en La Hondura, son pretratadas y cuentan su control y su  autorización; mientras están a la espera del inicio de los trabajos de ampliación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Buenos Aires.

Esta acción de la consejería busca garantizar que se le dé cumplimiento a los parámetros; que exige la ley en cuanto a mediciones; y exhaustivos controles  en el tratamiento de las aguas residuales en las ciudades.