Una madre fue detenida tras castigar a su hija de 15 años sin teléfono móvil

detencion de madre
Madre detenida de adolescente por intentar educarla

Luego que su exmarido la denunciara por robo al declarar que él era el dueño del teléfono móvil, Jodie May; fue detenida y enfrenta cargos por robo de un celular que le quitó a su hija de 15 años,como castro por su comportamiento.

May, que solo intentaba disciplinar a su hija, por lo que decidió retirarle el teléfono móvil en calidad de castigo; tuvo que declarar ante un juez y esa fue su exposición en relación con la suspensión del equipo de telefonía a su hija.

Jodie dijo al juez que tomó la decisión para evitar que su hija se metiera en problemas en el instituto. Para su desconcierto, la situación se tornó en su contra después que su exmarido denunciara a la policía que May había hurtado un  teléfono de su propiedad.

La madre detenida enfrento cargos ante la Oficina del Alguacil del Condado de Ottawa

La queja fue presentada ante la Oficina del Alguacil del Condado de Ottawa, provocando el arresto de Jodie May; quien luego de la cancelación de la fianza por 200 dólares fue liberada.

Debido a la denuncia contra May, ésta enfrentará un cargo de robo menor lo que se convierte en un hecho punible con sentencia de hasta 93 días de prisión.

Momentos antes de comenzar el juicio los fiscales adicionaron un segundo cargo al mismo supuesto robo del teléfono; el de robo por conversión que también tiene sentencia de hasta 93 días de cárcel.

Con esto la condena se amplía a 186 días de privación de libertad. No obstante, antes de que llegaran los testigos, ya ante la Jueza de Distrito del Condado de Ottawa, Judy Mulder, los fiscales a cargo del caso afirmaron que al parecer la verdadera dueña del equipo telefónico era May y no su exmarido como había sido denunciado.

Por ser Jodie May la madre de la menor cambia significativamente el rumbo del caso, fue solicitada la desestimación del mismo por parte del fiscal.

La jueza  Mulder aceptó la petición y así terminó la historia dando alivio y declarando la impunidad de una madre que solo quería disciplinar a su hija. Por su parte May consideró como un ridículo que se haya visto envuelta en tan desagradable situación no sin antes reconocerse sorprendida pero agradecida y contenta con el resultado.