El JK5022 de Spanair recibió luz verde desde mantenimiento después de la suspensión de varios vuelos por averías.

siniestrada en barajas. spainair
El avion JK5022 va a mantenimiento

El testimonio de un piloto de la siniestrada en Barajas en agosto de 2008, había presentado en anteriores oportunidades la misma avería previas al accidente con Spanair; y así lo declaró ante el Congreso.

Miguel Ángel Gordillo, piloto retirado; consideró que la decisión del servicio de mantenimiento de Spanair de poner a volar una aeronave que se encontraba “no go” ( fuera de servicio por avería inexcusable) fue un error; pues el avión no debió haber despegado.

El avión JK5022 de Spanair ya habia presentado la misma avería

Gordillo, durante su comparecencia ante el Congreso, recordó que el avión siniestrado, JK5022 de Spanair; había presentado anteriormente la misma avería que provocó el accidente con saldo de 154 víctimas fatales.

El es comandante de Iberia, aseguró que el servicio de mantenimiento de la aerolínea; no fue capaz de reproducir el fallo del sistema que debía estar operativo.

Lo correcto que que Spanair debió haber utilizado un avión sustituto para este vuelo; esto si hubiese realizado el proceso de comprobación correspondiente luego de lo notificado por los pilotos que había usado la aeronave anteriormente.

El comandante retirado y también fabricante de aviones particulares; “ni siquiera trataron de arrancar los motores, rodarlo en pista o volar en prueba sin pasajeros, se limitaron a encender y apagar”, aseveró.

Agregó el ex-comandante Gordillo, que el fallo se produjo al momento de arrancar el motor izquierdo debido a una falla eléctrica de transmisión interna, que lamentablemente no se recoge en el informe del siniestro.

Gordillo fue despedido del cargo de comandante de Iberia en 2006 por su negativa a volar una aeronave con fallas en el sistema; al mismo tiempo destacó que los pilotos de la compañía aérea no recibieron la información correcta por parte de Spanair?

Lamento que la compañía no resuelva un problema grave y ponga un avión con desperfectos a volar; además señaló que los pilotos están en la obligación de ejercer el criterio  para el que están facultados; sin el temor de perder sus lugares de trabajo.

También denunció que los pilotos son sometidos constantemente a presiones con sanciones económicas o despidos; así como las campañas de ahorro salvaje en costes de operaciones de algunas compañías; que podrían suponer deterioros serios en la seguridad del servicio que prestan.