Playa nudista en Lanzarote

Parque Natural Los Ajaches
Playa nudista en Parque Natural Los Ajaches

En una de las playas con menos visitantes en Lanzarote el tiempo se para y los bañadores desaparecen; los estereotipos no existen en el paradisiaco lugar .

La playa nudista en Lanzarote te da la opción de elegir si llevar o no llevar bañador; un excelente lugar para relajarte en el mar totalmente libre. Hablamos de la Caleta de Congrio un hermoso lugar con origen nudista.

El atractivo turístico de lanzarote, Caleta de Congrio se encuentra dentro del Parque Natural de los Ajaches; relativamente cercana a Playa Blanca, donde además se encuentran varias calas salvajes mejor conocidas como playas de papagayo,

Como llegar a la playa nudista en Lanzarote

Para llegar a la playa paradisiaca debes tomar la carretera LZ-2 en dirección Yaiza; luego de que pasas el pueblo nombra, también recomendado para visitar, debes continuar hasta llegar una rotonda que separa de Playa Blanca; en la rotonda debes tomar el camino que lleva a Playas de Papagayo.

Tomarás un camino de tierra y llegarás al punto de control de entrada para el parque natural Los Ajaches, lugar donde se encuentran todas las calas.

Para acceder al Parque Natural Los Ajaches debes cancelar un coste de entrada de 3 euros por persona, de ser residente de la isla estas exonerado.

Luego de la entrada, un poco más adelante encontramos el desvío que lleva hacia la playa nudista en Lanzarote: Caleta de Congrio; es bastante fácil de encontrar, veras un aparcamiento con caravanas  para dejar el coche.

Para tener en cuenta; los espacios más hermosos de la isla son cada vez más codiciados por los turistas, cuidar y respetar cada espacio al que se visita es responsabilidad total del viajero.

Las caletas no cuentan con basureros, carga contigo una bolsa para guardar y luego desechar los desperdicios en el lugar debido.

Los niños son permitidos en las caleta, es tu decisión planificar con quienes tomar esta aventura; aunque la playa sea nudista puedes escoger entre vivir o no la experiencia.